lunes, 14 de diciembre de 2009

Butterfly

Uhm... empiezo a sentir ese cosquilleo, ese aletear nervioso.
¿Será por que empiezo a notar de nuevo tu presencia?
Las alborotas, te huelen, tu perfume de piel las tiene enfermizas perdidas, eres como una droga para ellas y para mí.


Tengo mono de ti y ellas también pues no paran quietas en mi estómago reclaman la libertad que tus besos les dan, quieren volar a tus labios y alojarse en tu corazón y aletear a su alrededor para hacerte sentir el placer que sienten ellas con tu presencia, quieren impregnarte el alma con el mágico polvo de sus alas.

Pero no, cuando dejes de darme besos y quieras abrazarme devuelvemelas quiero sentir como se pasean furiosas en mi interior, envidiosas de que tus manos me toquen la piel y no las toquen a ellas, quiero sentir como intentan escapar por mi garganta haciendo que mi lengua se trabe cuando intento hablarte, y al hacerlo sacar esa pequeña sonrisita partida que las hace querer agujerearme los ojos y salir volando hacia ella, quiero regocijarme con su cosquilleo cuando me haces reir.

No me quites nunca mis mariposas, me hacen sentirme cada día más enamorada de ti.



No hay comentarios:

Publicar un comentario