jueves, 3 de diciembre de 2009

Besos


La miraba a los ojos, mientras a ella se le perdía la vista entre los colores de su camiseta y la acariciaba, pensando en quien sabe que...
él simplemente acercó su mano a la mejilla de ella, y sacándola de su mundo de colores y algodón susurró:




-¿Te puedo comer los labios?

No hay comentarios:

Publicar un comentario