martes, 9 de marzo de 2010

Hazme tu mujer.

-Hazme tu mujer, en todos los sentidos que se te ocurran - la voz de Carla temblaba.
Luis se quedó mirandola perplejo durante unos segundos, aquella diosa con cuerpo de mujer, estaba ahi parada frente a él, pidiendole lo que su mente jamás llegaría a imaginar.
No sabia que decir, que hacer, que nada... solo queria ejercer las palabras de su amada Carla, lo cierto es que la había hecho suya tantas veces, la había amado tantas veces en tantos lugares, pero estaba seguro de que ahora ella no pedia ese tipo de posesión, ella estaba pidiendo desesperadamente que la hiciera su única amante y para el resto de sus dias.
-Vamos, ¿por que no dices nada? - se apreciaba como el nudo de su garganta crecía.
Luis miraba al suelo y apretaba los puños jamás se sentió tan asustado, tan transparente, tan desnudo frente a ella, aunque ella no pudiera apreciarlo, el miedo que Carla sentia ante una respuesta negativa de Luis le estaba carcomiendo tanto que no era capaz de ver que él se moría desesperadamente por abrazarla y tenerla para siempre con él, darle una nueva vida...
Carla siempre habia sido caracteristica por su caracter y su poca paciencia, viendo que Luis no tenía valor ni tan siquiera de mirarla a la cara, se marchó.
Luis se hincó de rodillas en el suelo, lloraba, se tiraba del pelo y se maldecía a si mismo por ser tan cobarde, quizás pronto volvería a hacerla su mujer, pero no de la manera que Carla queria.

1 comentario:

  1. Me encanta la historia juas >.< Con tus palabras se crean las imágenes claras en la mente, como una película =D

    ResponderEliminar