martes, 30 de marzo de 2010

¿Hoy te quedas?

-Creo que mañana no iré a trabajar - Se le perdían las huellas dactilares en los mechones de Julia. - ¿Tienes el día libre para mi, verdad?
-Supongo que si, podre cancelar algunos acuerdos con gente que veo a menudo - relataba mientras le contaba los lunares de la cara a Jorge. - Ya que a ti no hay quien te pille, nunca.
-Mientes, claro que me encuentras, solo que eres una avariciosa.
-¿Que bonito es echarme la culpa, no? - fruncía el ceño tiernamente.
-Claro que no, no es bonito, es divertido, me encantan esas muecas que formas de cabreo y felicidad al mismo tiempo, por eso lo hago, todo lo hago por eso... ¿no lo sabes ya? - Jorge paseaba sus manos por el cuerpo semidesnudo de Julia.
- Eres malo, ¿sabes?
- Claro que lo se y a ti eso te encanta ¿no es cierto?

Ella escondió la cara en el pecho de Jorge y solto una risilla floja al sentir sus dedos fríos en su cintura, se dieron de empujones, achuchones y cosquillas toda la noche. Hasta caer dormidos.


Total, ninguno de los dos tenía nada mejor que hacer que quererse un ratito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario