lunes, 12 de abril de 2010

Disfruta, que la gente nos mira.

Nunca pensaron verse allí, juntos, solos, relativamente enamorados.

Anette miraba por la ventana, se mimaba los hombros viendo la nieve caer lentamente, era tan blanquita que parecia que miles de estrellas se caian del cielo unicamente para verlos a ellos. Se dió la vuelta y vio a John sentado en la cama inmerso en sus libros, se acercó como ronroneando.

-¿Nunca has soñado hacer el amor frentre a estos ventanales, tan ajenos a la civilización por estar aqui arriba pero a la vez tan cerca? ¿no te haria enrrojecerte de verguenza el pensar que quiza alguien nos mire, o que sin embargo pasemos desapercibidos?

La sonrisa picara y gatuna de Anette invitaba a John a hacer realidad sus más lujurioso deseos, entonces cuando Anette suspiró por última vez en su oreja fue cuando no pudo contenerse más y simplemente se dejó llevar. Hicieron el amor freneticamente sobre aquel suelo de madera, alimentaron su pasión pensando en quien podria verlos a traves de aquellos ventanales que tenian las cortinas corridas, no abrieron las ventanas por miedo a que entrara el frío, pero la sola idea de que toda la ciudad oyera sus gritos le ponía a Anette los pelos de punta.

Tras los ultimos suspiros y gemidos John se dejó caer agotado bocarriba en el suelo y Anette se acurrucó contra él, el silencio se hizo patente unos segundos...

-¿Alguna vez te imaginaste todo esto?
-¿A que te refieres?- A Anette se le perdian los dedos en la melena de John.
- A todo un poco en general, a sentir esto... este supuesto amor que nos mantiene unidos.
-No, jamas pense siquiera llegar a enamorarme de nadie como lo estoy de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario