domingo, 3 de octubre de 2010

Nuestro nuevo primer beso.


Me levanté con la moral arrastrando dispuesta a tirar todo tus besos por la ventana, a tres mil pisos de mis ojos y verlos estrellarse y hacerse añicos contra el asfalto.


Empecé a acumularlos en mi mano izquierda seguidos de un par de lágrimas (para hacer la caída más trágica). Acabé por arrancarme el último, (ese primero que me diste)que se me había instalado en el fondo más profundo del corazón con superglue y no queria salir. Gritaba y se quejaba, se zarandeaba y resultaba más difícil quitarlo, así que, decidí darle unos dias de asimilación, pobre pequeño y cándido primer beso...
No se si por los gritos o simplemente por que el destino lo quiso asi: Entraste de pronto abriendo la puerta de par en par, cogiste mi mano y tiramos nuestros besos juntos y me miraste a los ojos donde se veia reflejado el dolor del cándido e inocente primer beso; apuntito de romperse en mil pedazos en mis adentros para inundarme el alma de lágrimas.

-Curemos esa herida y hagamos besos nuevos.

Y ajenos a la altura en el quicio de aquella ventana de desolación y charlas con la luna, recontruimos nuestro primer beso y nuestros primeros cosquilleos.

------------------------------

Te amo

1 comentario:

  1. ¡Qué bonito! Me encantan las metáforas y me parece muy mágico tratar a los besos como algo físico que te puedes quitar y volver a poner cuando quieras.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar