domingo, 26 de diciembre de 2010

Cuna de espuma.

La marea está alta, las olas cálidas, lánguidas y suaves, un vaiven me retuerce el cuerpo entre sus aguas.
Me dejo llevar, cierro los ojos, me elevo, mucho más allá de la superficie, muchos más allá del cielo. Siento como penetra el agua en mis fosas nasales, como se instala en mi boca, como anda por mi garganta como si estuviera en casa. Se pasea, seductora y mortal por mis pulmones, me analiza los poros de la piel descubiertos entre el frío que me regala.

Me elevo, me ahogo, me dejo acunar.
Me llena, me ahoga, me acuna

Me ahogo, me ahogo, me elevo y sin más contra las rocas me estrello.

2 comentarios:

  1. ¡os perdí de vista a la salida con la marabunta de gente..!

    a ver si a la próxima tomamos una cerveza.

    bisous
    L*

    ResponderEliminar
  2. Salimos en busca de dinero a todo correr y se nos hizo tarde para volver...

    La próxima no te escapas :)

    Un beso (L)

    ResponderEliminar