lunes, 24 de enero de 2011

La carretera.

Llegaremos a un punto en el que la carretera estará cortada y finalizará nuestro avance, ya no habrá acelerones, ni podremos romper las vallas abranzándonos silenciosamente en el cambio de marcha, puesto que no habrá nada al otro lado a lo que aferrarnos y con ello arriesgar la vida y el pensamiento.
Intentaremos volver una y otra vez al punto de partida, pero al mirar hacia atrás el gentío nos cortará el paso y no podremos volver nunca más. Tan sólo nos queda decidir entre bajarnos del coche y separarnos para siempre subiéndonos al coche del otro, o precipitarnos al vacío abrazados delante del volante y con los ojos apretados.

-Yo elijo desarmarme contigo, dame la mano y pisemos juntos el acelerador. - dijo él con una sonrisa en los labios.


Te amo

domingo, 23 de enero de 2011

Dos años...




Tengo mil y un abrazos acumulados en el corazón y aún no veo el momento idóneo para tirartelos todos encima. Tengo mil y un besos almacenados en la comisura de mis labios, los he ido guardando junto a los suspiros con los que me he vestido durante estos dos años a tu lado.
730 días de echarte de menos, de pensando en ti, de besos, de mimos, de miradas de complicidad. 730 dias que se dice pronto y rápido. Y tanto, y más rapido que te voy a dejar caer todas las toneladas de amor que tengo guardadas en mi corazon para ti, tan rápido que no te va a dar tiempo a reaccionar, tan rápido que te va a enamorar durante muchos años más. Tan rápido, como puedan caer mis lagrimas de emoción al verte en la estación, tan rápido como un beso fugaz y clandestino en tu habitación. Tan rápido... como me enamoré de ti.

sábado, 22 de enero de 2011

La sonrisa de Karenin.

Sigo teniendo ante mis ojos a Teresa, sentada sobre un tocón, acariciando la cabeza de Karenin y pensando en la debacle de la humanidad. En ese momento recuerdo otra imagen: Nietzsche sale de su hotel en Turín. Ve frente a él un caballo y al cochero que lo castiga con el látigo. Nietzsche va hacia el caballo y, ante los ojos del cochero, se abraza a su cuello y llora.

Esto sucedió en 1889, cuando Nietzsche se había alejado ya de la gente. Dicho de otro modo: fue precisamente entonces cuando apareció su enfermedad mental. Pero precisamente por eso me parece que su gesto tiene un sentido más amplio. Nietzsche fue a pedirle disculpas al caballo por Descartes. Su locura (es decir, su ruptura con la humanidad) empieza en el momento en el que llora por el caballo.


"La insoportable levedad del ser", Milan Kundera.

miércoles, 19 de enero de 2011

13 Mayo

Trato a este pobre corazón como un niño enfermo, le concedo cuanto me pide. No se lo cuentes a nadie, que no faltaría quien dijese que con ello cometo un crimen.




Fragmento 13 Mayo, "Werther". Goethe

martes, 18 de enero de 2011

Humos novicios

No se me han acabado las ganas de quererte,
simplemente,
hoy no me he levantado
con la suficiente predisposición
para gritartelas.

Y me ahogo
entre calada y calada
de esta vida
liada como un porro novicio
Medio desecha y sin carácter.

lunes, 17 de enero de 2011

Te analizo.

Estas cerca.

Te consigo acariciar la existencia.
Eres etéreo sin embargo
y te atravieso la mirada.

lunes, 10 de enero de 2011

Animal instinct

Me retuerzo entre mis vientos.
Me deshojo suspirando.
Te recuerdo. Te lloro.
Y te masturbo en sueños.

Me gustaba nuestro porno
de andar por casa.

Me deshago.
Entre los recuerdos,
de esa casa tan céntrica.

Te lloro. Te recuerdo.
Y ahora,
Yo me masturbo con el sueño frágil.

viernes, 7 de enero de 2011

Lágrimas de sangre.

Hoy en un vago
y desesperado intento
por echarte de menos
han derramado sangre mis ojos
por obligarlos a hacer
algo que no querían

Llorar tu ausencia.





Pd: Poema rescatado de mi antiguo blog, del 2008

miércoles, 5 de enero de 2011

Labios de hiel, los tuyos.

Tus tupidos labios rojos
se arrodillan ante la escalinata de mi vejez.

Y me miras
como gato en espera de caricias.

Y me dominas.