miércoles, 27 de abril de 2011

La señorita madura.

El mundo me da patadas en mi recién estrenado trasero de señorita madura. Son patadas fuertes, sonoras, de esas de "¡Oh! mira que pedazo de cardenal tengo." Pero me gusta supongo, va a juego con mi faldita de recién estrenada madurez, de esas cortas que te dejan ver la rodillita por el filo y ponen a los hombres locos, pero me da lo mismo, no voy a despediciar mi recién estrenada madurez con ellos, voy a pasear mi virginidad recién reconocida por todos los pubs que encuentre y ellos babearán y suspirarán y yo levantaré la cabeza orgullosa. Eso me excita, quizá cuando llegue a casa tome cuenta de mis nuevas manos deseosas de exploración, esas a las que antes no echaba cuentas.



Diario de la pequeña Lena antes de despojarse de su nueva faldita de señorita madura delante de un hombre cuento menos (ma)duro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario